¡Bienvenidos a Creta!

Pin It

Prenota un hotel a Creta

Creta es la más grande de las islas griegas, larga hasta 260 Km y con una anchura que varía desde los 12 Km a 60 Km en su parte central. Está situada a sur del Mar Egeo y su costa meridional está bañada por el Mar de Libia.

Una imponente cadena montuosa recorre la isla desde este a oeste, pero Creta es caracterizada también por la fértil meseta con molinos de viento de Lassithi en la zona este, fabulosas gargantas (la más celebre en Samariá), grandes playas arenosas y hermosísimos paisajes.

Separados durante siglos por estas altas montañas y aislados por el mar, los cretenses se han formado un carácter orgullosamente independiente e incluso batallador. Muchos conquistadores se han sucedido pero el amor de los cretenses para la propia independencia y libertad nunca se apagó.

Huellas de los Romanos son visibles en Gortina, la antigua capital de la provincia romana de Creta, mientras los Venecianos (1204-1669) han influenzado las ciudades de Réthimno y Hanía y construido fortalezas como la de Frangokastello. La siguiente ocupación turco-otomana (1669-1898), marcó un período de opresión y persecución religiosa que animó un fuerte movimiento independentista y de resistencia. Desde 1913, gracias a Elefthérios Venizélos, Creta es una provincia griega.

La capital de la isla, Iraklio, es famosa por su Museo Arqueológico y es también una buena base para visitar el más grande edificio minoico de Creta, Knosós. Sin embargo la costa septentrional alrededor de Iraklio es ya infestada por el turismo de masa y hay muy poco para ver. La ciudad más hermosa es sin duda Haniá, a oeste de la capital, y desde aquí es posible explorar la parte occidental de Creta (Gramvoússa, Elafonissi, Moni Preveli) y las gargantas de Samariá.

No obstante el desarrollo turístico y económico de los últimos decenios, Creta preserva aún vivas sus ricas tradiciones de folclor y su patrimonio cultural. Los bailes cretenses (pentozalis, haniotikos, maleeviziotikos) y las canciones “madinades” y “rizitika” son aún parte de la vida de Creta y no sólo un lejano legado del pasado o algo de turístico.

Su clima particularmente templado hace ideal una visita en primavera u otoño. También durante el invierno no es muy frío pero muy pocos lograrían de verdad a hacerse un baño en Navidad como Anthony Quinn en la célebre película “Zorba el Griego“, ambientada en la zona de Haniá.

Hotel Consigliati

Iraklion Hotel

Iraklion HotelCircondato da mirti e da alberi d'olivo selvatico, a 100 metri dal centro e dal porto sull'isola della Maddalena, l'Hotel Delle Isole vanta camere sp [...]

Georgia Hotel

Georgia HotelQuest'hotel, situato nelle vicinanze dell'ampia spiaggia sabbiosa di Amoudara, offre un ambiente familiare e accogliente, e combina la tradizionale os [...]